Agua de coco para cocinar: 2 recetas con un giro tropical

Comparte las buenas noticias

El agua de coco es fresca y deliciosa, puedes beberla sola o convertirla en un ingrediente para darle un toque diferente a tus recetas.

En la cocina asiática es muy común el uso de leche de coco para espesar las recetas y aportar sabor. Pero el agua de coco no debe dejarse de lado, porque también es sabrosa y aporta muchos beneficios.

Puedes leer acerca de los beneficios del agua de coco aquí.

Agua de coco
Jarabe con agua de coco

Jarabe de coco y maní

Con esta receta estarás incluyendo una recarga de nutrientes y proteína, queda muy bien con panqueques, sobre una bola de tu helado favorito o como acompañante para un plato de frutas frescas.

 

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua de coco
  • 3 cucharadas de mantequilla de maní, te aconsejamos conseguir uno orgánico o natural
  • 4 cucharadas de azúcar o 3 cucharadas de jarabe de agave

 

En una sartén mediana lleva el agua de coco a ebullición y deja que se reduzca a la mitad. Retira del fuego y agrega la mantequilla de maní y el endulzante que hayas escogido. Intégralo todo muy bien con ayuda de unas varillas o un tenedor.

Nuestra sugerencia de presentación es que lo rocíes por encima de unos esponjosos panqueques y lo corones con algunas rodajas de plátano maduro. Un desayuno que te dejará satisfecho y con una sonrisa en el rostro.

También puedes ensartar unos plátanos en palitos de madera y mantenerlos en el congelador. Cuando sientas el antojo de un snak, tomas el plátano congelado y lo sumerges en este jarabe. A los niños les encanta.

Café de agua de coco

Café de agua de coco

El café, cuando se prepara por debajo de los 90 grados centígrados, conserva sus propiedades antioxidantes y aporta un aroma maravilloso. Por su parte, el agua de coco, es un excelente digestivo y ayuda a mejorar la circulación.

Esta receta resulta muy rica, tanto fría como caliente. Beber uno de estos por la mañana te mantendrá alerta y con energía, más que listo para un día que requiera de mucha actividad y concentración.

 

Ingredientes

  • ½ taza de café expreso
  • ½ taza de agua de coco
  • 1 cucharada de leche condensada (opcional)
  • Hielo (si lo quieres frío)

 

Prepara el café a 90 grados aproximadamente. Sabrás que es la temperatura correcta cuando empiece a haber vapor, pero aún no rompa a hervir. Añade el agua de coco y la leche condensada y permite que tome temperatura. Si no quieres utilizar leche condensada, pero quieres darle un toque dulce, puedes usar jarabe de agave.

Para beberlo caliente únicamente retira del fuego y sirve. Si lo quieres frío vierte en un recipiente con mucho hielo y disfruta.

 

Super Tip: recuerda evitar la cafeína en las últimas horas de la tarde y durante la noche, porque al tratarse de un estimulante puede afectar la calidad del sueño que obtengas por la noche.

 

-Ivette González: comunicadora social, cocinera profesional, en búsqueda constante de un estilo de vida natural y saludable. 

Agua de coco y popotes